Here comes the sun

Inglaterra, 1969. Era el fin de los Beatles y sin duda uno de los tragos más amargos en la historia de la música. La presión del negocio estaba asfixiando a la banda y dejándola sin arte y sin aliento. Firmas de papeles, decisiones de derechos, las presiones del contrato, los beneficios vendidos, los compromisos comerciales, el tiempo perdido y el desgaste de una banda con un largo camino recorrido eran parte del contexto. George, Paul, John y Ringo estaban agotados y ya pesaban los recuerdos. Era el fin de un largo invierno y el fin de una era. Comenzaba un nuevo ciclo, comenzaba la primavera, se venían tiempos de cambio y justo ahí surgió la canción. “Here Comes the Sun”, porque no hay invierno que dure cien años y porque siempre regresará el sol.

Cuenta la historia que George Harrison escribió “Here Comes the Sun” un día que decidió no presentarse a una reunión legal en la Apple Corps Organization para escaparse a la casa de campo de su eterno amigo, Eric Clapton, en las praderas de Surrey en Inglaterra. Según Clapton, parte de la magia de Harrison era que siempre buscaba tener una guitarra cerca y en esa mañana soleada no fue la excepción. Sentados bajo un árbol, de frente al valle y observando el sol, Harrison empezó a tocar. Era el inicio de la primavera de 1969 en Inglaterra y George Harrison comenzó a cantar las primeras líneas de “here comes the sun”. Con asombro, Eric Clapton era testigo del surgimiento de un clásico del rock and roll.

“Here Comes The Sun fue escrita en un momento en el que Apple se estaba volviendo como la escuela, donde teníamos que ir y ser hombres de negocios. Firma esto, firma aquello. En fin, parecía que el invierno sería eterno en Inglaterra, y para cuando llega la primavera, realmente crees que la mereces”, declaró algún día el mismo Harrison. Por eso la canción representaba el alivio de George tras una difícil temporada, representaba el deseo de seguir caminando, de soltar el pasado y de abrir un nuevo ciclo. El deseo de sentir que todo estará bien y que todas las cosas pasarán. Y es que el rompimiento de los Beatles era un secreto a voces y Harrison ya se imaginaba un camino en solitario. Un año y un par de álbums después, la separación de la banda se hizo oficial.

Musicalmente, “Here Comes The Sun” representa la experimentación continua de George Harrison y su continua búsqueda de nuevos sonidos, de nuevos instrumentos y de diferentes resultados. En la canción se percibe la influencia de todos los viajes que hizo George a la India y la amistad que sostuvo por décadas con Ravi Shankar, un maestro bengalí de música clásica que dominaba el arte del sitar y la meditación. De igual forma, la canción está escrita en siete tiempos y medio, un viejo truco de la música tradicional hindú que nunca había sido usado en Occidente. También, la canción experimenta con un raro sintetizador análogo conocido como el “Sintetizador Moog” y fue grabada en siete sesiones y 13 tracks que incluyen tres guitarras, una armónica y una sinfónica de cuerdas y vientos. No es mentira que la canción transmite la verdadera esencia de un amanecer.

Un dato curioso de la canción es que fue escrita a finales de marzo y principios de abril de 1969. Ese mismo año, la estación meteorológica de Greenwich registró que enero y febrero fueron los meses más fríos de toda la década y que la llegada de los días de sol se retrasó mucho más de lo normal. No sólo era una metáfora el invierno largo que había vivido George Harrison en Londres con los Beatles, estadísticamente fue uno de los inviernos más largos de Europa Occidental, y contra pronóstico, el mes de abril registró 189 horas de sol, una cifra inédita que no fue superada hasta 1984. Irónicamente, esa primavera de 1969 fue una de las más soleadas en la historia de la isla inglesa. 

Después de haber vivido en Irlanda casi un año y haber pasado un invierno de seis meses ahora entiendo diferente la canción. Entiendo lo que es pasar tanto tiempo sin sentir el calor y atesorando las escasas horas de sol. Realmente la gente espera la primavera con un deseo que se vuelve casi idealizado y es que por momentos parece que el invierno nunca terminará. Por eso la llegada del sol tiene tanto significado en estas tierras verdes, húmedas y frías; es el inicio de una nueva cosecha y una nueva temporada, es el comienzo de una nueva vuelta al sol. Y así como George Harrison sentía que era el fin de una etapa, así me voy sintiendo ahora yo. Es momento de dejar Irlanda, es momento de dejar el invierno y es momento de decir adiós. Quizás por eso me dio por escribir sobre George Harrison y la historia de “Here Comes The Sun”.

Referencias:

Here Comes The Sun, The Beatle Bible

Living in the material world, por Martin Scorsese

Here Comes the Sun, escrita por George Harrison